Sascha Barboza es la madre de Avril y de Luna, es esposa de Andy, es campeona de dos categorías de fisicoculturismo, es una gerente exitosa en uno de los mercados más complejos para los latinos, con una empresa online – construida sobre Shopify – de alcance internacional y con millones de seguidores a través de las redes sociales que la reafirman como una de las voces – quizás LA voz – más reconocida del fitness en Iberoamérica. En Maracaibo, Venezuela, donde Sascha nació, dirían que es una “cuarto bate” de la vida, una campeona en todo cuanto se ha propuesto y un ejemplo de emprendimiento femenino y latino a escala global. Esta es su historia.

Sascha Barboza es conocida en toda Latinoamérica como una de las voces más respetadas del mundo del fitness. Sus libros con editorial Planeta han sido bestsellers en muchos de los países hispanohablantes y los millones de seguidores que tiene en Instagram y YouTube la han hecho una figura global de la salud y la nutrición. Esta Venezolana, orgullosa de la sangre Marabina que corre por sus venas, ha conquistado el mercado hispano desde Estados Unidos, demostrando que las latinas pueden – y deben – asumir un rol de liderazgo en el mundo de los negocios online.

Madre de dos hermosas niñas, Avril y Luna, Sascha ha sabido integrar su vida personal y de pareja con su éxito profesional y ha conseguido en su esposo, el empresario Andrés Ordóñez, su mejor socio. Entre ambos han buscado complementar sus fortalezas y debilidades y crear una marca exitosa y una empresa online sumamente rentable a través de su tienda Sasha Fitness construida sobre Shopify. Una tienda diseñada específicamente para capturar y enamorar al mercado latino del fitness y concebida – como Sascha afirma enfáticamente – desde la credibilidad y el compromiso irrestricto con la calidad.

Sus grandes volúmenes de ventas de suplementos nutricionales, guías y libros sobre fitness y nutrición – vendidos mayoritariamente online – son testimonio de su éxito y prueba evidente de las ventajas, escalabilidad y facilidad de uso de Shopify.

Un éxito que se entiende plenamente cuando uno la conoce: esta venezolana es un portento empresarial, humano y profesional. Su dedicación casi obsesiva a conquistar metas se hizo patente en un episodio de su vida que bien podría ser el resumen de su carácter: retada por el mundo tradicional del fitness, que la consideraba como una advenediza – una outsider – Sascha se inscribió en una competencia de fisicoculturismo de la Federación Internacional de Fisicoculturismo (IFBB por sus siglas en inglés) y venció en dos categorías. Eso calló muchas bocas y le abrió muchas más puertas.

Por eso la historia de Sascha es clave para comprender los retos, problemas y desafíos a los que se enfrentan las mujeres latinas que buscan emprender. Y sobre todo, para descubrir a través de sus triunfos, la fórmula del éxito para las mujeres emprendedoras.

No es un trabajo, es una pasión

Image00002 Large

La página online de Sascha Fitness es el escaparate de una marca creada por Sascha Barboza en el 2010, cuando a través de Twitter comenzó a dar consejos nutricionales en Venezuela. En aquel entonces, Sascha dió la primera muestra de su carácter como empresaria al cumplir con una de las máximas de los grandes gerentes: demostrar que sus ideas funcionan a través de acciones y hechos medibles. Su salto a la fama comenzó con el parto de su hija Avril y con el desafío personal – hecho público a través de las redes sociales – de cómo recuperar su figura después de dar a luz. La narración de sus rutinas, su hábitos alimenticios, recetas y ejercicios, así como las imágenes de su transformación y de la recuperación de su figura después del parto, la volvieron un ejemplo a seguir entre las mujeres en Venezuela y la viralizaron transformándola en una autoridad.

“Yo soy especialista en fitness, empresaria y mamá. Yo nunca he sido una influencer. Yo he influido en los demás por mi trabajo, porque tengo credibilidad, pero nunca he vendido mi nombre, ni he comercializado con ello, ni he pagado por publicidad” explica haciendo hincapié en que su fama no se deriva de una operación de marketing, sino de hechos concretos y resultados comprobables: en el mundo de la nutrición Sascha ha demostrado su experticia a través de su propio cuerpo.

Image00003 Large

De ese primer éxito mediático Sascha supo construir un negocio, supo monetizarlo. Al comienzo desde un blog y luego con sus libros y charlas. Con esto construyó la base de lo que sería su e-commerce, algo que para ella fue natural, porque era lo que le gustaba y lo que realmente le apasionaba. Esta pasión es para Sascha una de las grandes claves para ser exitosa en un negocio.

“Yo tengo mucha suerte de haber encontrado lo que me gusta desde muy joven. Cuando yo tomé la decisión de venirme a Estados Unidos y lanzar mi marca y mi empresa, yo ya tenía tiempo trabajando en lo que amaba y haciéndome un nombre en ello. Y para mí siempre ha sido importantísima la credibilidad. La credibilidad y la ética. Por eso desde siempre yo he trabajado en mi segmento de mercado, en lo que conozco y lo que amo, y no me pongo de todera a hablar de todo. Por eso es importante que encuentres tu segmento de mercado, porque si trabajas en algo que dominas y que te apasiona, vas a sentir que eso no es una carga. No vas a sentir que vas a estar trabajando, sino que haces algo que te inspira y que te motiva, y eso te va a ayudar a conseguir lo que estás buscando” afirma Sascha.

Tomado del Blog de Shopify.